17.5.19

Porque no adelgazo si hago dieta?



Existen varios motivos que te pueden impedir bajar de peso mientras haces dieta, entre ellos que tengas un metabolismo muy lento, muy poca actividad física, ideas incorrectas de cómo combinar los alimentos, reducir mucho la ingesta de comida o incluso algún problema orgánico como de tiroides.

Para bajar de peso no necesitas comer poco.

La mayoría de las mujeres asocia la palabra dieta con comer poco y dieta en realidad se refiere al tipo de régimen alimenticio que estamos llevando.

Comer poco para bajar de peso por lo general es un arma de doble filo ya que si se logra bajar peso, este se recupera en cuanto volvamos a nuestro régimen normal e incluso es posible que aumentemos más de peso y por otro lado debilitamos a nuestro organismo ya que al comer poco no podemos entregarle el aporte nutritivo que el cuerpo necesita para todas sus funciones. 
Una dieta baja en calorías o hipocalórica puede volver nuestro metabolismo más lento, ocasionando, a la larga un aumento de peso. El cuerpo es inteligente y si durante periodos prolongados de tiempo recibe una alimentación deficiente o pobre el cuerpo aprende a reservar grasas adicionales ya que asume que tiene que estar provisto a los periodos de ayuno y baja alimentación.

La mejor manera de acelerar el metabolismo es 
comer cada cuatro horas con un máximo de 6 comidas al día (3 fuertes, 3 ligeras) reservando la última comida al momento de dormir, de esta manera evitamos subir de peso durante las horas de sueño.

Para adelgazar no hay que pasar hambre:
Cuando nos damos cuenta que debemos bajar de peso es imposible no pensar en que vamos a pasar hambre, eso no es necesario, lo que debemos pensar es que en lugar de pasar hambre vamos a dejar de comer alimentos que no favorecen nuestra condición y vamos a comer más para no tener ganas de comer alimentos ricos en azúcares y grasas. Es importante desechar la creencia de pasar hambre ya que esta sola idea detona la ansiedad.

Después de los 30 el metabolismo se vuelve más lento:
Pasado los 30 años es normal tener cambios hormonales que vuelven más lento el metabolismo, este cambio vuelve a ocurrir después de los 50, entonces es necesario tomar medidas para evitar el aumento de peso en estas etapas.
Si llevas una buena alimentación, sin excesos de bebidas, grasas, azúcares o alcohol, junto a una buena actividad física y te encuentras libre de estados de estrés y así y todo no logras bajar de peso incluso por el contrario empiezas a aumentar de peso entonces te recomiendo hacerte un chequeo médico ya que hay veces que se ocasionan ciertos desajustes a niveles hormonales y por lo general estos desarreglos provocan el aumento de peso.


Cómo combatir la "alimentación emocional" ¿Hambre o Ansiedad?




Los antojos y la tentación por comida poco saludable no solo surgen por una cuestión fisiológica, sino también por una sensación mental. Les muestro algunos tips para evitar ser víctima del apetito emocional

Controlar la ansiedad es clave para llevar una vida saludable.
Muchas veces por el apremio del tiempo y el exceso de tareas en la agenda laboral o estudiantil, el momento para alimentarse queda al margen de la actividad diaria. Y llegar más tarde desesperado a la hora de comer no es recomendable. Allí se producen los atracones y el cuerpo tiende a consumir en forma compulsiva. Pero en ocasiones, el hambre no es consecuencia de alteraciones en los horarios, ya que además de ser una sensación fisiológica, también es mental. La ansiedad entra en juego en situaciones de estrés, tristeza o aburrimiento, en las que se puede caer en la tentación de llevarse algo a la boca, aunque solo hayan pasado un par de horas desde la última comida.
En cualquiera de estos casos de alimentación emocional, recomiendo las colaciones saludables entre las comidas. No sólo para disminuir el hambre, sino para acelerar el metabolismo y no permanecer tantas horas sin ingerir alimentos. Calmar el apetito es el primer paso para provocar los beneficios que el cuerpo necesita. Pensar en la comida como el combustible energético del cuerpo es darle prioridad a la calidad antes que a la cantidad. El secreto no solo está en la comida, si no en el esfuerzo, la voluntad, la constancia y en la interpretación de lo que significa realmente la comida en la vida de cada uno.

Consejos a seguir cuando se presenta la ansiedad alimentaria:
Los atracones conllevan a comer cualquier tipo de alimentos con tal de saciar el hambre
El primer paso es diferenciar el hambre real del hambre emocional. Para ello sugiero registrar los momentos de debilidad: Se puede llevar una agenda donde anotar cuándo surge la ansiedad y la necesidad de comer por hambre emocional. Saberlo te hará ser más consciente del problema y te ayudará a controlarlo.
Luego, incorporar a la rutina diferentes hábitos:
1- Realizar actividad física: caminar, andar en bicicleta, correr o sumar cualquier ejercicio que ayude a desarrollar masa muscular.
2- Tomarse un momento de pausa, de meditación y respiración profunda, realizando entre 15 y 20 repeticiones de respiración abdominal.
3- No saltear las comidas y tratar de que sean al menos 6 por día. Cuanto más breves sean los episodios sin comer, más facilidad tendrás para comer con consciencia, comer siempre de manera lenta y pausada.
4- Limitar la ingesta de café o yerba mate, ya que contienen cafeína. En su lugar, las opciones adecuadas son yerba mate con hierbas o café descafeinado. Otras variantes de reemplazar son la malta o realizar infusiones con hierbas como valeriana, tilo o melisa sin endulzar.

El hambre puede generar cambios en hábitos de una persona
¿Qué alimentos son convenientes cuando se presenta la ansiedad? Los alimentos ricos en un aminoácido llamado triptófano, el cual se transforma en serotonina, un neurotransmisor cerebral relacionado con el buen ánimo y el control del apetito. El triptófano se encuentra en las carnes, pescados, huevos, lácteos, soja, frutos secos, banana, ananá y palta.
Otra opción son aquellos que son fuentes de vitamina B6, el tipo de nutriente que participa en la síntesis de serotonina a partir de triptófano y que abunda en germen de trigo, nueces, higos secos, cereales integrales, legumbres, acelga y espinacas. Y por supuesto, las frutas y vegetales, y las preparaciones a partir de ellas. Cuando se cocinan los vegetales, se debe hacer por poco tiempo, procurando que queden crocantes.

Las frutas y verduras son recomendables para emplear como colaciones entre las comidas
Algunas maneras de saciar la ansiedad
– Tomar una taza de sopa casera de vegetales sin fideos o caldo comercial dietéticos.
– Tostar los panes para dar mayor trabajo digestivo.
– Incorporar alimentos crocantes, que requieran masticación: barra de cereal, tostadas de arroz, chips de manzana o remolacha; ciruelas, damascos y arándanos desecados.
– Tener en la heladera gelatina light para poder comer en cantidad sin que signifique un aporte calórico significativo.
– Preparar un vaso de licuado grande con hielo, una porción de fruta entera con cáscara y endulzada con edulcorante artificial.


9.4.17

InBody120

Nuevo equipo
InBody120: ¡la tecnología al servicio de tu salud!
Les comento que he sumado a las consultas un novedoso equipo, el bioimpedanciómetro InBody120 que permite en 20 segundos conocer en detalle la composición corporal:
- Agua Corporal Total, Proteína, Mineral, Masa Grasa Corporal, Peso, Masa de Musculo Esquelético (MME), Índice de Masa Corporal (IMC), Porcentaje de Grasa Corporal (PGC), Masa Magra Segmental, Grasa Segmental, Historia de Composición Corporal (8 resultados acumulados), Puntaje Inbody, Control de Peso (Peso Ideal, Peso, Grasa y Músculo), Metabolismo Basal (MB), Relación Cintura/Cadera, Nivel de Grasa Visceral, Impedancia de cada Segmento y Frecuencia.
Este aparato de medición divide al cuerpo en cinco zonas (brazo derecho e izquierdo, tronco y piernas derecha e izquierda).
Su utilización está orientada hacia aquellas personas que tienen previsto iniciar un plan de alimentación o actividades físicas para controlar su kilaje o bien para deportistas que quieren optimizar su rendimiento y masa muscular.
Es totalmente indoloro y las únicas limitaciones son para personas que tienen marcapasos, embarazadas y personas con prótesis metálicas ( ej: es aceptable prótesis de cadera).
Promoción especial para pacientes!!!
Y todas aquellas personas que deseen conocer cual su composición corporal, cuantos cuántos kilos necesitan bajar o que partes del cuerpo deben tonificar, también pueden hacerlo.
Por consultas llamar al 099544634 o 26234749


17.9.16

CUIDE SU PESO: ACHIQUE EL TAMAÑO DE LAS PORCIONES


En un mundo que sobrevalora la abundancia… no deje que el cocinero decida la cantidad de comida que lleva su plato. Cuando salimos a comer afuera o llamamos al delivery  es otra persona quien sirve la porción de comida que nosotros comeremos. ¿Nos parece mucha cantidad? ¿Poca? Generalmente no aplicamos nuestro criterio en ese momento y, en cambio, ingerimos todo lo que nos han servido…
Actualmente, los restaurantes y casas de comida tienden a presentar porciones abundantes, a veces suficientes para dos personas. Estas cantidades cada vez más grandes han modificado nuestro concepto de “porción normal”, lo cual también repercute en el volumen que servimos en casa.
En definitiva, podríamos quedar satisfechos y bien nutridos aun si comiéramos menos cantidad, pero no lo hacemos porque no lo notamos y nos hemos acostumbrado.
Conozca y controle la cantidad de alimento que incluye cada porción para manejar mejor su dieta.

El tamaño sí hace la diferencia

Reducir el tamaño de las porciones es una forma eficaz de ayudar a lograr un equilibrio entre la energía que entra y la que sale de nuestro cuerpo, y mantenernos así en un peso saludable. Aquí van algunas estrategias que podemos practicar para ir paulatinamente achicando el tamaño de nuestras porciones:
* Use platos chicos o de postre.
* Use vasos altos y delgados en lugar de vasos bajos y anchos: beberá menos
gaseosa o vino.
* Elija las unidades más pequeñas de
banana, papa, choclo y otras frutas y hortalizas. Si se da un gusto con un alfajor o medialuna, elija el de tamaño más chico en vez del grande; suele haber una gran diferencia de calorías y grasas.
* Pida pizza en una pizzería donde las hagan a la piedra o tengan tamaño mediano. Todos comerán el mismo número de porciones que antes, excepto serán más pequeñas o más finas.
* En un restaurante pida un plato de entrada en vez de un plato principal. Suelen ser más moderados en cantidad.
* No tenga vergüenza de pedir platos para compartir y una
ensalada, que lo ayudará a controlar la porción.
* Si toma gaseosas, elija las versiones
light. De todos modos, controle que sus hijos pequeños no se sirvan gaseosa a discreción: es un modo de “moldear” su hábito a una cantidad moderada.

Apele a su responsabilidad. Tenga presente que es usted -y no el cocinero, el mozo o el dueño del restaurante- quien debe decidir la cantidad que usted come.